Facebook Twitter Google +1     Admin

Vidas baratas (por Manuel Delgado) El País, 13 de febrero de 2007

20070531235502-article-image.php.jpg

Para el disfrute y la reflexión de todos, desde el Blog de APUDEPA colgamos este artículo de Manuel Delgado, profesor de Antropología Urbana en la Universidad de Barcelona. El artículo fue publicado por el diario El País (edición Cataluña) en su edición de 13 de febrero de 2007 .

Fotografía extraída de la página web arquisocial.org .

Vidas baratas 

Siempre es la misma historia. De pronto, alguien, en algún sitio, decide algo que cambiará la forma y la vida de un barrio. Primero se lo declara "obsoleto", luego se redacta un plan perfecto, se elaboran unos planos llenos de curvas y rectas, se hace todo ello público de manera atractiva -dibujitos y maquetas- y se promete una existencia mejor a los seres humanos cuya vida va a ser, como el lugar, reformada. A continuación, se proponen ofertas de realojamiento -que siempre perjudican a quienes no podrán asumir las nuevas condiciones que indirectamente se les impone-, se encauzan dinámicas de participación -orientadas de hecho a dividir a los vecinos afectados- y luego se continúa sometiendo a ese trozo de ciudad a un abandono que ya lo venía deteriorando para disuadir a las víctimas-beneficiarios de la transformación de su urgencia e inevitabilidad.

Ése es el caso de las Casas Baratas del Bon Pastor, 783 viviendas de una planta edificadas en la década de 1920 para albergar a barraquistas e inmigrantes, testimonio de las épocas cada vez más lejanas en que la vivienda social era una preocupación para las autoridades municipales, un asunto para el que se procuraban soluciones que, por precarias que fueran, eran al fin y al cabo soluciones. Los interiores son pequeños, pero no menos que lo que hoy se propone como "nuevas soluciones habitacionales". Con el tiempo, muchas familias habían adecentado sus casas hasta hacer de ellas un espacio notablemente más amable que el de los bloques de pisos que les rodean. Además de ser un valioso ejemplo de un determinado urbanismo -adap-tación humilde de la tipología de la ciudad-jardín-, el barrio era un colosal monumento viviente a décadas de cultura popular urbana, en un escenario que se había demostrado propicio tanto para el encuentro cotidiano como para los momentos álgidos de la fiesta y de la lucha.

Todo ese yacimiento de memoria es lo que las excavadoras arrasaran pronto. La primera fase de demolición se ha iniciado sin darle tiempo a buen número de hogares a acabar de empaquetar sus enseres, pero sobre todo sin que se hayan acabado de resolver judicialmente las demandas interpuestas por las familias que se han negado a aceptar las condiciones de su traslado y están exigiendo una indemnización por los daños morales que supone dejar atrás no sólo una casa, sino ante todo una calidad de vida que jamás podrán recuperar. Nunca más podrán volver a sentarse en su pequeño jardín o ante la puerta de sus casas a tomar el fresco y charlar con sus vecinos. Todo eso -la posibilidad de una cierta vida comunitaria en plena ciudad- quedará para siempre atrás.

Quienquiera que pasee ahora mismo por lo que había sido un barrio en muchos sentidos entrañable, se encontrará con un espectáculo bien triste. Decenas de casitas medio en ruinas o tapiadas y, entre ellas, aisladas -y por tanto a merced de cualquier asalto-, asediadas por el polvo y los escombros, las todavía incolumnes de las familias que no han tenido tiempo de abandonarlas o que se resisten al desalojo y confían en que el Ayuntamiento atenderá la decisión judicial instando a la detención cautelar de las obras. Todo eso en un espléndido ejemplo de mobbing institucional, una técnica de acoso y derribo -y nunca mejor dicho- ya aplicada en Barcelona -la Ribera, el Raval, Poblenou- y que consiste en hacerle la vida imposible a los vecinos que se niegan a abandonar casas condenadas por los planes urbanísticos e inmobiliarios, someterles a una presión que les obligue a abandonar su resistencia y dejar el paso libre a los planes de "refuncionalización" de sus barrios. Ni que decir tiene que de todo eso ni una palabra en los medios de comunicación, para los que el hostigamiento contra inquilinos inconvenientes o díscolos es una conducta perversa de empresas sin escrúpulos y nunca lo que tantas veces resultar ser: una práctica seguida por la propia Administración y aplicada por sus funcionarios, muchas veces con la ley en la mano; otras, no.

Un vistazo a su ubicación en el mapa de la ciudad y un paseo por el entorno desvelan inmediatamente las claves de tanta urgencia por borrar las Casas Baratas del Bon Pastor . A un paso de la nueva centralidad que se proyecta para la Sagrera, con la gran terminal del AVE, el edificio espectacular encargado a Frank Gehry y ese nuevo barrio que seguro que no será para el mismo tipo de humanidad que vivía y había luchado allí a lo largo de lustros. Se entiende por qué no se planteó la posibilidad de rehabilitar todas o parte de las viviendas ahora sentenciadas, lo que hubiera permitido que los vecinos pudieran elegir entre quedarse en ellas o no: suculentas hectáreas de suelo de propiedad municipal que pronto valdrán infinitamente más de lo que va a costar su remodelación. Terreno liberado para el mundo que se avecina, en que ya no habrá vecinos, sino clientes y en los que las nuevas clases medias que un día fueron progresistas podrán presumir de haberse comprado un magnífico piso en un "barrio popular". Un negocio redondo en el que los perdedores serán una vez más los de siempre.

Y nadie se acordará de los expulsados de hoy, muchos de ellos viejos, pobres y feos -vidas baratas por tanto-, pero con una historia y una grandeza obreras de la que los nuevos habitantes que habrán de venir no sabrán ni podrán saber nunca nada.

Manuel Delgado es profesor de Antropología Urbana en la Universidad de Barcelona.

31/05/2007 23:55. apudepa #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario

apudepa

gravatar.comSocia

Un estupendo artículo claro y enjundioso en contenido: apoyar a los desfavorecidos en lo más elemental, su vivienda de toda la vida, esas casitas obreras del Bon Pastor de Barcelona que allí se derriban atropellando a sus propietarios.
Me parece lamentable que el ayuntamiento de Barcelona actúe con esa bajeza desde el punto de vista social y de la memoria histórica. ¿Por qué ese poblado no fue incluido en el catálogo de bienes protegidos por la Generalitat y/o el ayuntamiento?
Cabría preguntarse si en todo esto no hay algo de la trama corrupta que acabamos de colgar dos artículos más debajo de este blog: “Pepe, cuando damos estas cosas por decreto queremos una comisión”.
Mientras tanto promotores e inmobiliarias se frotan las manos ¡cómo no Paradójicamente, hay muchos promotores que construyen “adosados de lujo” sin la cómoda superficie de los del Bon Pastor. ¿Los reconocen Vds. en los extrarradios de las ciudades y pueblos de España, eso sí con toquecitos de modernidad en cadena? ¡Vaya geta la del negocio sin entrañas!
A los vecinos que aguantan en sus casas cercadas por grúas y cemento ¡resistencia! Y un fuerte abrazo desde Apudepa, Zaragoza.

Fecha: 01/06/2007 11:04.


Carmencita Descalza

Ay! Dice una de mis amigas de los encuentros de encaje de bolillos que es que Manuel Delgado es estupendo. Mi amiga opina, eso sí, que se pone un poco pesado cuando de la dignidad obrera se trata... Es que, después del encaje de bolillos, las conferencias de Manuel Delgado es una de sus mayores debilidades y lo tiene muy calado. Como yo no lo conozco tanto diré que a mí me parece estupendo el artículo. Interesantísimo. Y que tendremos que tomar nota porque en todas las ciudades de España podemos encontrar casas baratas en peligro ¿se acuerdan de la ciudad jardín? Pero ya lo decía el señor Bitrián (sigue mudo) en su artículo del otro día: en el espacio ocupado por las casitas del bon pastor caben máquinas de hacer dinero más interesantes para los especuladores. Y los valores culturales y significantes, comparados con el dinero, no "valen" nada. Un saludo a doña Socia, a don Mestizo, a don Raúl Tristán, a doña Discordia, a doña Josita y a don Anónimo ¡que me tienen enganchada a este blog!

Fecha: 01/06/2007 11:19.


gravatar.comJosita

Doña Carmencita no me imaginaba que se relajaba haciendo bolillos con sus amigas. Ya veo que Vd. es muy polifacética y que sigue con atención lo que se dice en el blog y que le gustaría que dijese algo Don Carlos Bitrián. Debe ser un señor muy intelectual, de esos que siempre andan ocupados y que no se enteran de lo que pasa por el mundo. Mire yo tengo paciencia y espero a que me explique algún día ese término, heterotopía, tan complicado para mí, una simple ama de casa. Estoy muy contenta de estar en este blog porque me caen Vds. muy simpáticos. Por cierto, salude de mi parte a su amiga de mus y a su gata Josita, mi tocaya

Fecha: 02/06/2007 00:01.


gravatar.comRUFICA DE ARAGÓN

Y como telón de fondo, como coro de invitados al banquetazo, seguro que en esto de la demolición de las casas bartas, ha habido unos cuantos ex-ecologistas, ex-buenas personas que han optado por "rebajar" el discurso, por la sinergia, el diálogo, el consenso, lo políticamente correcto... para dejar aislados a los vecinos de esos enclaves. Para mí, ése es el gran dolor de la sociedad, el voluntariado de correas transmisoras, de gente que se deja mangonear, que ejercen de "traductores" de la opresión para que la víctimas vayan poco a poco tragando, cediendo, "negociando", pactando... etc. etc. etc.

Fecha: 25/06/2007 12:27.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris