Facebook Twitter Google +1     Admin

ANDADA AL IMPRESIONANTE MONASTERIO DE SANTA FE

20080610205725-santa-fe-3.jpg

APUDEPA, en su incansable lucha para conservar el patrimonio cultural, y dentro de sus posibilidades, apoya y anima iniciativas destinadas a salvar nuestro patrimonio cultural y se ha sumado a la excursión programada por la Asociación Monasterio de Santa Fe de la Huerva (Zaragoza).

El MONASTERIO DE SANTA FE, que pertenece al municipio de Zaragoza, es un monumento de primer orden que se encuentra en un lamentable estado de abandono y que resulta vergonzoso que continúe olvidado por la administración a pesar de su importancia. El día 8 de junio de 2008, se realizó una excursión para conocerlo. Para ver las fotos entrar en

http://monasteriosantafe.spaces.live.com/photos/cns!55997180FF162AD8!622/

A las 10 de la mañana, nos reunimos los excursionistas en la Fuente de la Junquera para comenzar un paseo de unos 10 kms.

FUENTE DE LA JUNQUERA

El día sale algo nublado y con viento fresquito que parará a lo largo de la mañana para quedarse con sol a la hora de la comida.

Hacía años que no iba por la Fuente de la Junquera y he visto todo aquello muy cambiado y urbanizado. Hay una especie de parque urbano donde antes había un espacio natural en el que nos sentábamos a merendar, que me llama la atención pues hace un fuerte contraste con la zona natural, sin construir, que le rodea. El anterior paraje me gustaba…. pero este me parece mas de lo mismo, un parque urbano como otro cualquiera…. ¿Pero es que todos los parques tienen que ser iguales?¿No se podría haber dejado este parque más salvaje y no con parterres de césped tipo inglés, tan ajenos al clima de esta tierra? Tal vez me estoy volviendo viejo y no aprecio los encantos de estos diseños.

Cuando llegan los organizadores empiezan la gente a puntarse y se reparten camisetas con una acuarela del Monasterio. Hay algo de follón que se va arreglando poco a poco. A cada caminante se le da una bolsita de conguitos, un brik de zumo y una fruta (plátano, pavía o manzana). Somos unos 100 de todas las edades. Hay una señora que lleva un carrito de niño y se hace a pie todo el trayecto. La mayoría de los caminantes se han puesto la camiseta.

Emprendemos la marcha. Vamos por un camino junto al Huerva y pasamos por debajo de varios puentes hasta llegar a Cuarte.¡Cuanto ha cambiado el paisaje que conocí!

CUARTE

También hace años que no iba a Cuarte. El cambio es brutal. Me cuesta reconocer algo del viejo pueblo. El nuevo ayuntamiento esta enclavado en una plaza de nueva planta, todo muy moderno y muy "fashion", cuyos edificios podrían estar en cualquier parte, en Salou, en Kansas City, totalmente impersonal… una arquitectura ajena al territorio, al entorno…. Echo de menos el Cuarte que conocí en mi juventud, con sus casas de mampostería, sus cuestas, su encanto rural…. en fin.... La especulación urbana ha transformado a velocidad supersónica las localidades de los alrededores de Zaragoza. No estoy en contra del progreso, de los cambios, pero a un ritmo normal, no a la supervelocidad que se han hecho aquí. Ahora ¿que pasará con la crisis que tenemos y tanta casa construida y no vendida? ¿y con las infraestructuras que necesita un crecimiento tan grande?

Nos agrupamos y nos dirigimos al nuevo ayuntamiento. Detrás, en un parque moderno es el avituallamiento de bebida: agua, cocacola, naranjada…. Allí Carmen Morte comenta algunos aspectos del Monasterio de Santa Fe y le da la palabra a Héctor Giménez, que es historiador y hace comentarios sobre la historia del Monasterio.

De allí vamos por la carretera hasta una zona que llaman “La Pesquera” donde hace unos años aparecieron unos enterramientos visigodos, de los que queda algún resto que parte del grupo visita. Saliendo de Cuarte el paisaje es encantador, a izquierda, las lomas esteparias de piel de leopardo, con profundas barranqueras, y a la derecha, con campos en primer término llenos de flores lilas, al fondo, en lo alto, se divisa la mole del Monasterio y las bodegas vinícolas Rhey, que se encuentran rodeadas de viñas. Como el mes de mayo ha llovido tanto, el campo está precioso. Entre los paseantes viene un trabajador de las bodegas, que nos las va a enseñar.

BODEGAS RHEY

Nos recibe el dueño, Héctor Ausere, que amablemente nos cuenta cosas de esta bodega. El edificio es interesante, estructurado alrededor de un gran cuerpo cilíndrico, bastante alto. En el sótano hay un espacio con pilares y arcadas donde tomamos unos vinitos de la bodega, buenos vinos, con frutos secos. La bodega es pequeña, pues lleva un par de años en funcionamiento. Es duro poner un negocio de vinos partiendo casi desde cero y en zona que no es de denominación de origen, pero tienen mucha ilusión y ánimo…Bravo por una persona que apuesta y se arriesga por algo en lo que cree... De allí por un camino por el interior de la finca, llegamos casi hasta el mismo Monasterio.

MONASTERIO DE SANTA FE

Llegamos al Monasterio, que se encuentra cerrado pero se aprecia desde el exterior su contundencia y su interesante arquitectura.

La excursión tenía como motivo fundamental acercarnos a conocer este monasterio olvidado.

El Monasterio de Santa Fe, como ya se puso en este blog hace unos días, es un magnífico edificio que pertenece al barroco académico de la segunda mitad del siglo XVIII, con pujos rococós, cuyas enormes proporciones se materializan en el paisaje en la cúpula y en la torre. La iglesia exteriormente es de ladrillo y presenta un magnífico trabajo aplantillado. En el siglo XVII se levantó donde ahora se sitúa. Gozó de protección regia y fue Monasterio Real. A mediados del siglo XVIII hubo un importante proceso de reforma que afectó a todos los edificios, salvo la muralla. En la Guerra de la Independencia sufrió un incendio. La desamortización de Mendizábal en 1835 supuso el abandono del edificio, malvendiéndose y siendo propiedad privada, como continúa actualmente. El Monasterio ha pasado desapercibido y lentamente se ha ido desmoronando. En la década de 1970 cuando hubo un pequeño movimiento a favor del mismo y en 1979, se declaró Monumento Nacional y años después se hizo un intervención “provisional”, colocando una gran estructura de hormigón para que no se desplomara la cúpula. En 1976 el Marqués de Lozoya, además de alabar la iglesia y la torre, escribía: "urge actuar porque sería de lamentar que una iglesia de tanta categoría desapareciese por la incuria de los españoles" .

Parece mentira que esté en el término de Zaragoza, sea bien de interés cultural y se encuentre en este lamentable estado de abandono.

Dentro de las murallas, en una explanada se han dispuesto las mesas que van a servir para comer.

Allí Carmen Morte nos cuenta cosas del Monasterio, que lo visitó el Rey Carlos II de España, y Héctor Giménez, nos hace una descripción de las construcciones del Monasterio y su historia.

Después comemos un sabroso rancho. Está muy bueno. Acabada la comida vamos a tomar un cafecito al restaurante Monasterio de Santa Fe. Regresamos a Zaragoza con Víctor Nievas, que ha ido en coche a la excursión.

Otros grupos han regresado en coche particular o en autobús.

Un magnífico día y un hermoso paseo a un interesante, desconocido y abandonado monumento.

10/06/2008 20:57. apudepa #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario

apudepa

Carmencita Descalza

Muchas gracias por la crónica! Gracias a estas crónicas todos revivimos las magníficas excursiones "patrimoniales".

Fecha: 10/06/2008 20:59.


gravatar.comCuriosa

Me sumo a lo que dice Dª Carmencita. Veo que fue una jornada completa y muy gratificante. Felicidades a todos y al socio de Apudepa que nos cuenta el acto con todo lujo de detalles.

Fecha: 17/06/2008 20:44.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris