Facebook Twitter Google +1     Admin

APUDEPA solicita al Colegio Miraflores que aclare los términos de la operación urbanística de casa Moneva

20080904110346-dscn00172.jpg

Nota de prensa enviada por Apudepa a los medios de comunicación en relación a las últimas noticias sobre Casa Moneva. Foto Apudepa 2008.

 EL JARDÍN DE LA CASA SANCLEMENTE 12 FORMA PARTE INTEGRANTE DE LA CASA DE D. JUAN MONEVA

Como consecuencia del proyecto constructivo que el Colegio Miraflores desea elevar en las que fueran propiedades de la familia Moneva-Oro, en la calle lSanclemente nº 12 y 14 de Zaragoza,  Apudepa desea manifestar que las declaraciones de su representante, Sr. Sancho Dronda,  resultan poco esclarecedoras por lo que pide al colegio Miraflores que aclare todos los términos de la operación urbanística de casa Moneva.

Que  a esta asociación le consta que el Colegio de las Damas Catequistas en Sanclemente 14 es propiedad de esas monjas desde que Dª Concepción de Oro donó su espacio y sufragó su construcción hacia 1946; la familia Moneva Oro se reservó como propietaria, para uso y beneficio, los bajos del mencionado colegio y una amplia nave que es colindante  con el jardín de la casa Moneva; que estos bajos, nave y vivienda-jardín son lo que Dª Dolores Moneva y Oro donó por herencia testamentaria al Colegio Miraflores perteneciente al Opus Dei (1998).

Que esta asociación entiende que el proyecto que se plantea ahora de construcción de oficinas y/o viviendas sobre la antigua nave y el jardín perjudica gravemente al urbanismo consolidado de la antigua huerta de Santa Engracia,  proyecto del arquitecto  Ricardo Magdalena, que resulta todavía hoy el barrio de más calidad arquitectónica de Zaragoza. Apoyar esta sobreexplotación de espacios originales alterará de forma negativa e irreversible el desarrollo urbanístico  de todo este entorno hasta ahora privilegiado. Esta asociación recuerda que el barrio de Santa Engracia forma parte del Conjunto Histórico de Zaragoza. 

Que esta asociación insiste en la importancia y singularidad de la casa neorenacentista unifamiliar de fuerte sabor aragonés de D. Juan Moneva,  un proyecto personal que responde al  carácter noble del profesor y literato, el intelectual más popular de Zaragoza en la primera mitad del siglo XX. Su hogar fue asilo y cobijo de muchas personas  y conmovía al visitante  la calma y el silencio que realzaba el frondoso jardín-cenador  interior en torno al que giraban las estancias de la singular vivienda (despacho, comedor, salita de estar y  dormitorios).  

Que esta asociación va a solicitar para la casa Moneva la incoación de BIC ante la Diputación General de Aragón y va a enviar los correspondientes escritos a Gerencia de Urbanismo y Patrimonio del Ayuntamiento de Zaragoza para que velen por la estricta legalidad vigente.

Que es labor pendiente inventariar y localizar los  ficheros, papeletas  y  manuscritos del  despacho de Moneva así como los  retratos de pintura que adornaban sus muros (Buenaventura Salesa, Casajús, Savirón…). Publicar sus obras inéditas es otra labor pendiente de la ciudad.

Que parece justo y necesario que la casa-jardín  de Moneva se conserve íntegra y que en ella pudiera  establecerse  una sede relacionada con el Instituto de Filología Aragonesa y/o el Consejo de Estudios de Derecho Aragonés, de los que fue fundador. El Colegio Miraflores, el Ayuntamiento,  la Diputación General de Aragón  y la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza deberían velar conjuntamente por el legado.

Hagamos nuestro lo que decía Ortega y Gasset: “No reduzcamos los muertos a las obras que dejaron. Esto es impío. Recojamos lo que aún queda de ellos en el aire y revivamos sus virtudes”. 

                                               APUDEPA

                                   Zaragoza,  26 de agosto 2007

04/09/2008 10:55. apudepa #. Noticias

Comentarios > Ir a formulario

apudepa

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris