Facebook Twitter Google +1     Admin

Los negocios artísticos de Rosendo Naseiro y Luis Bárcenas. 40 bodegones en el Museo del Prado

20130307210234-copia-de-1362085972-924863-1362158581-album-normal.jpg

Rosendo Naseiro y Luis Bárcenas y la afición por los bodegones de los extesoreros del PP. 40 bodegones en el Museo del Prado. Foto El País.

Dios los cría y ellos se juntan. A estos les ha ocurrido lo contrario que  al resto de los mortales que vivimos en este país: ellos no solo no han perdido poder adquisitivo en estos años sino que se han enriquecido escandalosamente a costa de todos. Naseiro, extesorero del PP, protagonizó el escándalo, sobreseído,  que llevó su nombre “el caso Naseiro”, relacionado con la financiación del PP. Luis Bárcenas, extesorero del PP,  tiene cuentas en Suiza por valor de 38 millones de Euros y sus anotaciones manuscritas lo vinculan a la financiación del PP. Los magros negocios de Bárcenas trata de justificarlos con la compra de cuadros casas, acciones y purines. Pero las cuentas no salen.

Vivir para ver. En esa cultura del pelotazo el arte se convierte en otro bien de consumo a mayor gloria de los traficantes. Muchos ciudadanos estamos más que indignados. Con todos estos indicios, como historiadores del arte señalaremos que el Museo del Prado debería ser extremadamente pulcro con su política de compra y depósito de las  obras de arte, exigiendo todo lo exigible, y más, porque visto lo visto se esconde mucha basura debajo  de las aparentemente impolutas alfombras palaciegas. No estamos comparando los casos,  pero Apudepa ya protestó en fechas recientes por la cesión de la Virgen de Tobed al Museo del prado solicitando que la tabla se conserve en su iglesia, declarada Patrimonio de la Humanidad. En ello está el Ayuntamiento de Tobed (Zaragoza). La tabla del siglo XV no sabemos  cuándo, cómo y por qué  salió del pueblo y eso hay que aclararlo

Lean estas noticias relacionadas con Naseiro y Bárcenas y los bodegones, publicadas en prensa de Levante, 19 de enero del 2013, y EL País, en sendos artículos del 28 de febrero y del 3 de marzo del 2013, respectivamente.

 

Rosedo Naseiro y sus 40 bodegones en el Museo del Prado

El extesorero del PP Rosendo Naseiro acumuló una colección de bodegones que acabó en el museo del Prado. ¿Cómo los compró?  ¿En qué mercado se han movido? ¿De qué especialista, o especialistas, se sirvió?

           

La afición por el arte del extesorero del PP es conocida. Naseiro dio a conocer su valiosa colección, hasta entonces desconocida, durante los primeros años noventa con motivo de una exposición dedicada a Tomás Yepes (1598 -1674) en Bancaja. El catálogo de aquella exposición revelaba que una decena de las obras expuestas eran de Naseiro.

Por aquel entonces la cotización del artista valenciano iba en alza debido a la ausencia de obras suyas en el mercado. Cada uno de sus cuadros tenía un valor en el mercado cercano a los cien mil euros, una cantidad por entonces elavada.

Además, otros bodegones de Naseiro también fueron expuestos en el Prado durante los mismos años, en la etapa de Alfonso Pérez Sánchez como director del museo. La presencia de las obras en exposiciones conseguían por un lado catalogar y registrar una nueva obra de Tomás Yepes y al mismo tiempo ampliaba su cotización.

Una década después, su colección de bodegones de los siglos XVII y XVIII pasó al museo del Prado después de que el BBVA los adquiriera por 26 millones de euros en concepto de dación (en lugar de impuestos). La colección, que fue definida por el director del Museo del Prado, Miguel Zuzaga como «auténtico botín», incluía 40 obras aunque Naseiro posee más de un centenar. Los nombres de los autores son algunos de los más cotizados en el género del bodegón. La joya de la colección es «Bodegón con alcachofas y ciruelas», de Juan Van der Hamen (Madrid, 1596-1631), fechado en 1627. Fernández El Labrador (activo entre  1629 y 1636), Juan de Espinosa (activo entre 1628 y 1659), Juan de Arellano (1614- 1678) y  Luis Meléndez (Nápoles, 1716-Madrid 1780) son otros grandes nombres incluidos en la colección.

Naseiro proviene de una familia humilde de caseros de una parroquia de Galicia. Estuvo en negocios de transporte y se instaló en Alicante –donde ya tenía segunda residencia– tras su paso por la sede del PP de Madrid. Los 26 millones que pagó el BBVA por sólo cuarenta de sus pinturas dan cuenta de la inmensa fortuna que posee sólo en arte. Y también de la afición de los responsables de finanzas del PP por las obras artísticas. Bárcenas se dedica al negocio del arte, según declara. Naseiro, también.

Tampoco está de más recoger que cuando en el congreso de Sevilla de 1990 se oficializó el relevo de Manuel Fraga por José María Aznar, Álvarez Cascos se hizo con la secretaría general del PP. Tenía como tesorero a Rosendo Naseiro, que protagonizó, ese mismo año, el «caso Naseiro», el escándalo relacionado con la financiación ilegal del PP del que salió indemne porque el Tribunal Supremo anuló las grabaciones en las que salían destacados dirigentes del PP valenciano, entre ellos Eduardo Zaplana. (Según relata el propio Aznar en su primer volumen de memorias, Cascos se enorgullecía de haber convertido el «caso Naseiro» en el «caso Manglano», el juez valenciano que instruía la causa). Como gerente, Cascos tenía a Luis Bárcenas, licenciado en Empresariales por la Icade.

Luis Barcenas.  Cuatro Bárcenas en el Prado

El dinero acumulado por el extesorero del PP en sus cuentas en el Dresdner Bank y el Lombard Odier en Suiza alcanzaron los 38 millones de euros, según reconoció él mismo ante Pablo Ruz. Fuentes jurídicas contrastadas han apuntado que el máximo reconocido por el extesorero ante el magistrado que instruye el «caso Gürtel» son 38 millones de euros, obtenidos gracias a su «buen hacer» en los negocios, basados en la compra-venta de bienes inmobiliarios, obras de arte y su éxito en bolsa. 

Tres bodegones de fines del siglo XVIII y uno del XIX que supuestamente fueron propiedad del extesorero del PP Luis Bárcenas  cuelgan de las paredes del Museo del Prado. Esas obras de arte llegaron a la pinacoteca en 2006 junto a otras 36 piezas de la llamada colección Naseiro, fruto de un acuerdo del Gobierno español con el BBVA para el pago de una deuda tributaria a cambio de la entrega de los cuadros

 

Bárcenas, extesorero nacional del PP, imputado por cohecho, delito fiscal y blanqueo de capitales en el caso Gürtel, justificó el pasado lunes ante el juez Pablo Ruz su fortuna oculta en Suiza, de hasta  38 millones de euros en sus actividades de compraventa de cuadros, asesoramiento de empresas e inversiones inmobiliarias y bursátiles.

Para probar que lo que decía acerca del comercio de obras de arte era verdad, Bárcenas aportó al juzgado dos documentos manuscritos de sendas operaciones en las que vendió y compró cuadros. Esas dos operaciones no justifican en ningún caso la fortuna de Bárcenas —hasta 38 millones de euros— pues en una de ellas obtiene 255.000 pesetas por la venta de cuatro bodegones (1.536 euros) y en la otra compra un cuadro por 9.000 euros 

El primer documento, manuscrito por una persona distinta de Bárcenas y firmado por el extesorero, da cuenta de la venta de cuatro bodegones, con sus nombres, tamaños y precios, a  Rosendo Naseiro, también extesorero del PP que abandonó el cargo en 1990 tras verse envuelto e imputado en un caso de financiacion ilegal del partido que fue archivado por defectos de forma en la instrucción. Naseiro es uno de los principales coleccionistas de arte en España.  Los  lienzos vendidos por Barcenas a Naseiro (Museo del Prado)  fueron el ’Besugo’, de Bartolomé Montalvo (Sangarcía, Segovia, 1769-Madrid, 1846), dos floreros, ’Florero con rosas y jazmines’ (su nombre actual es ’Florero con rosas y otras flores’), de Santiago Alabert (izquierda), y ’Florero con rosas y flor del almendro’ (el nombre actual es ’Florero con rosas y otras flores’), del mismo autor, y ’Florero con rosas y jazmines’, firmado por Santiago Alabert en 1799 (véanse los cuadros y la nota manuscrita en El  País, 28 02 2012).

Bárcenas vendió las cuatro obras de arte, según el manuscrito que entregó a la Audiencia Nacional, por 255.000 pesetas (1.536 euros). Lo hizo en un momento en que se empezaba a destacar el valor pictórico del género del bodegón con una exposición que organizó el Museo del Prado titulada Pintura Española de Bodegones y floreros de 1.600 a Goya 

 A mediados de los años 90 del siglo pasado, los bodegones que Bárcenas habíavendido en 1984 se habían revalorizado mucho, aunque el beneficiario de esa circunstancia fue Naseiro.

Los cuatro cuadros vendidos por Bárcenas a Naseiro, que luego adquirió en 2005 el Museo del Prado, no están entre los mejores de la colección de bodegones. Las obras cuelgan todavía hoy de las paredes de la pinacoteca. La más valorada es Besugo, de Bartolomé Montalvo. Los tres cuadros restantes son Florero con rosas y flor de almendro, de Santiago Alabert F.,  Florero con rosas y jazmines, del mismo autor, y Plato de dulces, de M. Parra.

No es la primera vez que los negocios de Bárcenas relacionados con el arte irrumpen en la investigación del caso Gürtel. En el sumario figuran dos operaciones sospechosas de Bárcenas con billetes de 500 euros en 2002 y 2006 que el extesorero nacional atribuyó al negocio de compraventa de cuadros.

En el 2002 el arte les volvió a unir. El extesorero del PP al parecer pidió prestados 350.000 euros en 2002 a Bárcenas para comprar obras de arte.

Por otro lado, la Fiscalía Anticorrupción deja fuera de esta investigación especial que ha iniciado ahora otro  igreso de 500.000 euros en billetes de 500 que a comienzos del 2006 hizo la mujer de Bárcenas,  Rosalía Iglesias,  en su cuenta de Cajamadrid. El ex tesorero ha tenido que declarar por esta operación bancaria en la Audiencia Nacional, donde explicó que ese dinero procedía de la venta de dos cuadros que adquirió en 1987, con los que obtuvo unas plusvalías superiores a 500.000 euros que, dado el tiempo pasado entre la compra y la venta, estaban exentas del pago de impuestos. Pero ni la Agencia Tributaria, que abrió un expediente por delito fiscal, ni la Fiscalía han dado crédito a las explicaciones de Bárcenas.

Según Bárcenas, Naseiro, especialista en arte y comprador habitual de cuadros, es su amigo y le pidió en aquella fecha esa cantidad para comprar cuadros, si bien Naseiro consiguió más tarde y por otra vía el dinero y le dijo que devolviese el préstamo. Así lo contó Bárcenas al juez y, según fuentes de las partes personadas en Gürtel, Naseiro le avaló ante el juez instructor del caso Gürtel, Antonio Pedreira. 

Uno y otro, Naseiro y Bárcenas, se volvieron a encontrar en 2011. El arte les volvió a unir. El extesorero aseguró al juez instructor del caso Gürtel, Antonio Pedreira el ya citado préstamo a  Bárcenas de  350.000 euros del  año 2002 para comprar obras de arte. Naseiro ratificó así la versión dada por  Bárcenas al juez tras alcanzarle de lleno el caso Gürtel.

07/03/2013 21:03. apudepa #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comjavier

"El Besugo" de Barcenas-Naseiro huele a podre que atufa. Estos manguis se creyeron en su día que los españoles éramos gilipollas todos. Todos: jueces, compañeros de partido y el mas gilipollas de todos el propio pueblo español. Naseiro y otros se escaparon; si también se escaparan Bárcenas&co sería para prenderle fuego a la barraca.

Fecha: 09/03/2013 10:47.


gravatar.comAdolfo Silva

Quiero saber como contactarme con el Sr.Naseiro,porque soy poseedor de un Bodegon de Miguel Parra y quiero venderlo.

Fecha: 11/01/2015 02:32.


gravatar.comBlog de Apudepa

Con respecto a su pregunta, no tenemos respuesta. Cordialmente.

Fecha: 12/01/2015 18:45.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris