Facebook Twitter Google +1     Admin

ANÁLISIS DE LAS PROPUESTAS EN MATERIA DE PATRIMONIO EN LOS PROGRAMAS ELECTORALES DE LOS PARTIDOS QUE CONCURREN A LAS ELECCIONES DE 2015 A LAS CORTES DE ARAGÓN

Quienes conozcan a Apudepa sabrán que es una Asociación apartidista pero no por ello indiferente a la política. Muy al contrario Apudepa ha sido siempre una organización activa en cuanto afecta al gobierno de lo común en las materias de su ámbito de actuación. Hoy, jornada de reflexión previa a las elecciones a Cortes de Aragón, sentimos la obligación de publicar nuestro análisis y nuestra valoración de las diferentes propuestas referidas al patrimonio que los partidos políticos presentan en sus respectivos programas.

Apudepa impulsó en su seno, a principios de año, un proceso participativo para presentar a los partidos las medidas que la Asociación considerase esenciales. Fruto de ese proceso fue un documento de propuestas que se remitió en enero a todos los partidos. Asimismo, Apudepa solicitó conocer (a través de internet, y del notario en el caso de quienes no respondieron) las propuestas sobre dos casos singulares: el conjunto de Averly y el Teatro Fleta.

En unos momentos en que los programas se esconden, e incluso se dejan de hacer, como en el escandaloso caso de la candidatura municipal del Partido Popular de Madrid, en la Asociación consideramos que la responsabilidad en el ejercicio del voto requiere el conocimiento de las diferentes propuestas programáticas. Por ello hemos hecho el esfuerzo de leer los programas electorales de las 5 fuerzas con representación parlamentaria en la pasada legislatura y de las 3 fuerzas que, según los diversos estudios, tienen posibilidad de obtenerla en la que va a iniciarse con estas elecciones. Aunque nos hubiera gustado extender el análisis a todos los demás partidos, la limitación de nuestro tiempo lo ha hecho imposible.

Lo primero que conviene señalar es la vaguedad de muchas propuestas y la utilización frecuente de manidos recursos que, compartidos por todos o casi todos los partidos, en realidad pueden esconder, en cambio, políticas radicalmente diferentes. Así, las llamadas a la sostenibilidad, al acceso a la cultura, a la conservación del patrimonio o al bienestar, deben ir acompañadas de medidas concretas para que tengan algún valor y significado. Hemos hallado poca concreción en muchos programas.

Otra conclusión es que el patrimonio y la protección del espacio todavía no ha alcanzado el interés que a nuestro juicio merece, y sobre todo que no se ha alcanzado, en general, un nivel de análisis suficiente, lo cual sin duda se corresponde desgraciadamente con una parte importante de la realidad social.

Por último, también queremos destacar la inclusión en algunos programas políticos de propuestas surgidas de la sociedad civil, como las que Apudepa presentó a todos los partidos políticos según hemos anotado anteriormente. En este sentido, los programas del PSOE, de Chunta Aragonesista y de Podemos han incluido medidas reclamadas por esta Asociación, lo que no podemos dejar de reconocer y agradecer a los tres partidos, que se han hecho eco en diferente medida según veremos seguidamente.

Veamos, caso por caso, lo esencial de los diferentes programas, advirtiendo de que las medidas exageradamente genéricas no han sido consideradas, y de que, aunque nos hemos centrado en el patrimonio, también nos han interesado las principales medidas tangentes de ámbito cultural, como no podría ser de otra manera, y de ámbito urbanístico. También debemos advertir, para finalizar, que las buenas palabras que puedan existir en los partidos que ya han gobernado, fundamentalmente el PP, el PSOE y el PAR, son acogidas por la Asociación con absoluta prudencia, y con escepticismo, por mucho que hayamos tratado de valorarlas sin apriorismos.  

 

PARTIDO POPULAR

El programa del partido gobernante en materia de cultura y patrimonio es vago, lo que puede advertirse al considerar la escasa concreción de medidas como “apoyaremos la recuperación del patrimonio cultural aragonés” o “dedicaremos una atención especial a la recuperación del patrimonio artístico y cultural”. El programa parte de una concepción de la cultura como ámbito económico, y en ese sentido destaca la apuesta por la “colaboración público-privada”, cuyo alcance no queda concretado, y por incentivos fiscales y de acceso al crédito para los propietarios de bienes culturales.

Las propuestas más concretas son la creación de “un programa especifico dirigido a la recuperación del Patrimonio arquitectónico”, la puesta en funcionamiento de un “museo virtual” de Goya y, sobre todo, la continuación del programa “Corona de Aragón: historia y Arte”, que ya está en marcha. También se propone la puesta en funcionamiento de un “Centro de Documentación del Patrimonio Aragonés”, aunque no se explica en qué consistirá, qué estatus y funciones tendrá y qué relación tendrá con el actual SIPCA.

El mayor énfasis en materia de patrimonio se pone en la recuperación del patrimonio exterior, y así se declara que “no descansaremos hasta recuperar para los aragoneses el patrimonio de los aragoneses”.

Algunos puntos del programa resultan un tanto inquietantes. Por ejemplo, y además de la ausencia a toda referencia a las lenguas propias, la apuesta por el “acceso electrónico a la Biblioteca de Aragón 365 días al año”. En realidad, el catálogo de la biblioteca ya está colgado en la red 365 días al año y no parece que la propuesta se refiera a la distribución en formato digital de todo el contenido de la biblioteca.

Lo más inquietante, sin embargo, aparece en el apartado dedicado al urbanismo, en el que se afirma  lo siguiente: “Seguiremos haciendo una apuesta por ayudar a los sectores de la vivienda, la construcción y el transporte, como palancas potenciadoras de empresas eficientes, de riqueza y desarrollo, para acabar de salir de la crisis y contribuir a recuperar una parte del empleo perdido”.

 

PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL

El Partido Socialista incluye la cultura (y en ella el patrimonio) dentro del subapartado “sector estratégico”, englobado junto a la agroalimentación, la logística y el turismo, en el apartado económico.

Una medida concreta e interesante es la promesa de aumentar del 2,6 actual al 5% el peso en el PIB del sector de la cultura y el patrimonio. Se propone también la elaboración de una ley aragonesa de mecenazgo, con “microesponsorizaciones” para la restauración que requiera poca inversión, la creación de un “Consejo Cultural Aragonés” (planteado sin demasiada concreción), de una Aragón Film Comission y de un “archivo videográfico”. En este punto, el PSOE apuesta por retornar a las políticas desarrolladas por los organismos y programas de los gobiernos de Marcelino Iglesias, muchos de ellos liquidados por el Gobierno de Rudi, como la Red y el Circuito de Artes Escénicas, el Centro del Libro o el programa Amarga Memoria, que ahora se propone transformar en un Centro o Instituto Aragonés de la Memoria.

El Partido Socialista ha recogido algunas de las medidas propuestas por Apudepa (que, lógicamente, consideramos de mucho interés), como la suscripción de un Código de Buenas Prácticas en materia de cultural y patrimonio para la gestión de los centros e infraestructuras culturales, la elaboración de un plan de Intervenciones Urgentes priorizado en función del estado, valor o papel social de los bienes, y la redacción de un Plan de Protección Arqueológica y arqueología preventiva, incorporando un código de buenas prácticas en materia de excavación arqueológica. También se garantiza una inversión anual suficiente y se apuesta por la “armonización y actualización” de los sistemas de catalogación e información del Patrimonio Cultural Aragonés”.

Como en otros programas, se explicita en este el apoyo genérico los parques culturales, a las escuelas-taller o al regreso de los “bienes de la Franja”.

En materia de lenguas se garantiza en las zonas de uso predominante la enseñanza de y en las lenguas propias, cuyo nombre no aparece citado.

Una propuesta que no podemos dejar de comentar es la referente a la “promoción del asociacionismo cultural como puente con la sociedad en la realización y participación en actividades culturales”. Y es que los gobiernos del Partido Socialista en Aragón se han caracterizado por un maltrato continuado al tejido asociativo cultural.

En materia de vivienda el programa reconoce el fracaso del modelo inmobiliario español y apuesta evitar la formación de una nueva burbuja inmobiliaria, aunque no existen medidas suficientemente concretas para ello. “Las políticas públicas de vivienda y suelo deben reconstruirse de nuevo sobre la idea fundamental de que la vivienda no debe ser un activo de inversión sino un bien que satisface una necesidad primaria de residencia, de alojamiento, una necesidad social”. Vista la experiencia de los gobiernos del Partido Socialista y la reciente actuación del ayuntamiento de Zaragoza, no parece una propuesta demasiado creíble.

De todos modos, ha de reconocerse que el programa del Partido Socialista para Aragón resulta más concreto e interesante que el confeccionado para la ciudad de Zaragoza, en el que únicamente aparece una única mención al patrimonio, mediante la que se apuesta genéricamente para potenciar su difusión. Alarma la falta de propuestas en el ámbito patrimonial del actual consejero de Urbanismo, Carlos Pérez Anadón.

 

PARTIDO ARAGONÉS

El programa del Partido Aragonés hace pivotar la cuestión del patrimonio en torno de un punto de vista estrictamente identitario. En este marco deben entenderse las promesas para el fomento de la Jota Aragonesa, para la que se propone crear un gran archivo fonográfico, o para el patrimonio inmaterial como el dance, los juegos tradicionales, el laboreo de la mina de carbón o el del chopo cabecero, así como el impulso a las recreaciones históricas, como la del ceremonial de la coronación de los Reyes de Aragón “como un evento de referencia en España”.

Aunque en el partido se muestran “orgullosos de nuestra historia, nuestra cultura, nuestro patrimonio y nuestro derecho”, aunque se reclama "un patrimonio histórico y una cultura en vanguardia” y aunque se apuesta por la conservación de legado histórico y por “un Aragón que defiende sus raíces, su historia, su derecho, su cultura y su patrimonio”, lo cierto es que la pobreza en la concreción de las propuestas es grande.

Resulta preocupante (pero lógico) que el PAR considere que se ha “hecho mucho en materia de prevención, protección, investigación, conservación y restauración en las últimas legislaturas”. Simplemente porque no es en absoluto cierto, sobre todo porque las cotas de desinterés de los últimos cuatro años han llegado a límites difícilmente alcanzables.

El programa propone incrementar el presupuesto de Cultura, endurecer la lucha contra el expolio y aprobar un Plan de Actuación para la conservación, restauración, utilización y difusión de los Bienes del Patrimonio Aragonés. Prevé incentivos fiscales para las empresas que se comprometan con la restauración y el mantenimiento del patrimonio y también defienden el regreso a Aragón de los bienes en el exterior, manteniendo en este punto “toda la tensión”. Se aprecia el interés, además, por “defender a Aragón de las injerencias que se cometen por parte de otras comunidades”, para lo que se propone la creación de la Academia Aragonesa de la Historia.

Hay ciertas medidas que, no sin cierto pesar, pueden calificarse de casposas, como (amén de las consabidas citas a los referentes de la cultura aragonesa: Goya, Buñuel, Gracián…) el impulso de una “Ruta Mariana” o la protección, “por supuesto” de “la devoción mariana”.

En materia de centros culturales se propone crear una escuela de canto, una compañía de danza, la Academia Aragonesa de la Lengua según los presupuestos de la Ley de 2013, y la elaboración de un plan de Actividades Escénicas y otro de Bibliotecas. Y se muestra el apoyo a proyectos ya existentes, como el de la filmoteca o de los sistemas DOMUS y DARA de museos y archivos. 

En materia de educación se propone implementar la historia, geografía y patrimonio aragonés en el currículo de los centros educativos de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Como en el caso del programa del PSOE, no deja de ser llamativa la promesa de apoyo “a las asociaciones y fundaciones que, además de velar por la protección, se implican directamente en la conservación de nuestro patrimonio cultural”, a las que ha venido despreciando durante sus años de gobierno.  

La medida más concreta en materia de patrimonio, además de la referida al patrimonio inmaterial, es el apoyo a la designación del Castillo de Loarre como Patrimonio de la Humanidad.

 

CHUNTA ARAGONESISTA

El programa de Chunta recoge medidas concretas en materia de patrimonio. Hemos de consignar que Chunta Aragonesista es el partido que en mayor medida ha recogido las propuestas planteadas por Apudepa. En ese sentido destacan dos grandes grupos de propuestas a los que la Asociación concede la mayor importancia.

Por una parte, la reorganización de las estructuras administrativas que se ocupan del patrimonio. Así, se propone la creación de un órgano centralizado, independiente y participado, encargado de la tutela del patrimonio cultural y de la gestión de todas las intervenciones, así como la reforma del Consejo Aragonés de Patrimonio Cultural y de las Comisiones Provinciales, aspecto importantísimo que solo Chunta recoge en el programa. En esta reorganización institucional se apuesta por la aprobación de sendos Códigos Éticos de Buenas Prácticas, para la gestión de los órganos culturales y para el manejo de bienes.

El segundo grupo de propuestas tiene que ver con la educación. Chunta propone la creación de especializaciones en materia de patrimonio en la Universidad de Zaragoza y de un grupo de estudio para la planificación de la formación de los profesionales intervinientes en la conservación y restauración del patrimonio. En el ámbito de la educación secundaria y no reglada se apuesta por incluir la pedagogía del patrimonio en los programas educativos de Educación Primaria, Secundaria y Bachillerato, y por implantar los “Centros de Patrimonio” y las “Clases Europeas de Patrimonio”, en consonancia con lo impulsado por el Consejo de Estado mediante sus programas Comenius.

En materia de planificación e intervención, Chunta recoge también buena parte de las propuestas de Apudepa, y así plantea la elaboración de planes de apuntalamientos e intervenciones urgentes, de una Estrategia Aragonesa de Mantenimiento y Uso Social de las edificaciones y de los tejidos urbanos, de un Plan de Protección Arqueológica y la actualización de los sistemas de información y catalogación.

En materia de infraestructuras culturales, Chunta propone aprobar el “Plan de Equipamientos e Infraestructuras Culturales” y crear la Academia de la Historia Aragonesa, la Biblioteca Histórica de Aragón (con ubicación propia), el Archivo General de Aragón, el Archivo de la Música Popular Aragonesa, un Centro de la Cultura Popular Aragonesa, una orquesta sinfónica, una compañía de Ballet de Aragón y una Comisión organizadora para conmemorar el 80 aniversario del Estatuto de Autonomía de Caspe”.

Aunque en el marco del Plan de Equipamientos se contempla la recuperación del Teatro Fleta como gran infraestructura cultural, Apudepa echa en falta otros bienes concretos de gran importancia y especial significación, como el conjunto de Averly, el pueblo viejo de Belchite o el monasterio de Sijena.

Se proponen otras medidas también recogidas en otros programas electorales, como la elaboración de una Ley de Mecenazgo o la recuperación del patrimonio en el exterior (aunque en este caso se incluyen también los bienes situados en Madrid o Salamanca, y la cogestión del Archivo de la Corona de Aragón).

En materia de memoria histórica, Chunta propone la aprobación de una ley de fosas para la localización de los enterramientos y la creación de una oficina de gestión.

Otras medidas son el apoyo a la creación del Parque Cultural del Chopo Cabecero, la protección de los deportes tradicionales, la aprobación del

Decreto de creación del Inventario de Lugares de Interés Geológico de Aragón y elaborar una Ley del Paisaje de Aragón, o una propuesta muy concreta, sencilla e interesante: la apertura de las bibliotecas públicas los sábados.

Aunque Chunta defiende un nuevo modelo urbanístico, a juicio de esta Asociación las medidas propuestas no son suficientes ni suficientemente concretas.

 

IZQUIERDA UNIDA

La cultura es para IU “sobre todo un instrumento de desarrollo personal y  de participación y un elemento fundamental de transformación de la sociedad”. Es el partido que en mayor medida subraya la importancia de la cultura en la ruptura política y en la creación de un nuevo modelo social. Se propone la elaboración de un plan estratégico de cultura que contemple la participación de la sociedad, el establecimiento de buenas prácticas de actuación y la recuperación del papel público en la gestión cultural, además de muchas medidas de carácter social.

Aunque es el único programa que propone la redacción de una nueva Ley de Patrimonio (cuyas características no quedan especificadas), las referencias al patrimonio son escasas en el documento, con menciones genéricas a la necesidad de su “valorización”. Entre las pocas medidas se encuentra la elaboración de un Plan Integral de recuperación, conservación y difusión del patrimonio cultural, incluido el inmaterial.

Izquierda Unida defiende el establecimiento de una nueva relación con la Iglesia con el fin de garantizar el acceso al patrimonio de su propiedad restaurado con dinero público e impulsar el Camino de Santiago, así como apoyar los programas vinculados a los bienes declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Propone también la creación de la filmoteca aragonesa y la recuperación del Centro Dramático de Aragón, denominado ahora Escénico.

Una de las propuestas más interesantes de Izquierda Unida, que es el único partido que la incluye, es la existencia de un Departamento específico de Cultura en el Gobierno, con estructuras como el Instituto del Patrimonio o un Observatorio de la Cultura.

En materia de lenguas el programa es más completo, y defiende la cooficialidad, la enseñanza, la presencia en los medios de comunicación y el reconocimiento de los derechos lingüísticos a través de una nueva Ley de Lenguas.

El programa de Izquierda Unida, incompleto en materia de patrimonio, es más concreto en el ámbito urbanístico, en el que se proponen una serie de interesantes medidas para evitar la reproducción del modelo basado en la burbuja inmobiliaria y para garantizar la función social del urbanismo.

 

UPYD

UPyD es otro de los partidos que, además de reconocer la importancia económica del sector, reconoce explícitamente la importancia de la cultura en el desarrollo personal. Por ello defiende el papel crítico de la cultura y subraya la necesidad de evitar una gestión pública clientelista. En ese sentido propone despolitizar y profesionalizar los cargos de los organismos culturales.

El programa de UPyD contiene brevísimas y pobres referencias al patrimonio cultural, que quedan englobadas en algunos puntos genéricos. Como medida concreta propone casi exclusivamente la creación de un centro de artes plásticas y escénicas.

En el ámbito lingüístico, UPyD reconoce “la existencia en nuestra Comunidad de diferentes lenguas, cuya enseñanza y difusión se debe regular”.

En materia de urbanismo el programa de UPyD es más prolijo. Como propuesta de interés destaca el impulso de la inspección periódica de las edificaciones, dirigida a determinar el estado de conservación o la existencia de construcciones ilegales. “Las actuaciones urbanísticas de la Administración autonómica y su control sobre las entidades locales deben evitar la especulación, garantizar siempre la defensa de los intereses generales, la recuperación de las plusvalías para la comunidad generadas por la actuación urbanística de las administraciones, la justa distribución de los beneficios y cargas entre los propietarios afectados, hacer efectivo el derecho a una vivienda digna para todos, garantizar la promoción de viviendas protegidas, la implantación de actividades económicas (industrias, polígonos industriales), y la obtención de equipamientos y servicios, infraestructuras y espacios libres”. UPyD apuesta también por la intervención directa de la administración en el mercado del suelo y la vivienda, por lo que propone el fortalecimiento de los patrimonios públicos de suelo.

 

PODEMOS

Podemos engloba el patrimonio en un apartado global sobre “la cultura y el conocimiento”, lo que a esta Asociación le resulta acertado. El programa recuerda que “el sector cultural aragonés es, probablemente, el que ha sufrido los mayores recortes desde que empezó la crisis”, y que el presupuesto de este ámbito, “de menos de 25 millones (apenas un 0,4 % del total de la DGA), se corresponde perfectamente con el modelo social y cultural del gobierno del PP, en el que la promoción del patrimonio, de la cultura, de la creación o de las lenguas de Aragón se reduce a organizar exposiciones millonarias sobre Fernando el Católico mientras decenas de ermitas, palacios y obras de arte se caen a pedazos y el tejido cultural aragonés agoniza”. En este sentido Podemos se compromete, “como medida de rescate y recuperación del sector”, a incrementar hasta el 1,5% el peso de la cultura en el presupuesto global de la comunidad, que actualmente es inferior al 0,4%. Lo único poco concreto en esta tan interesante medida es el número de legislaturas (“varias”, dice el programa) en que se materializará este incremento. 

En relación con la “la sostenibilidad económica, social y laboral de la cultura”, Podemos defiende, como otros partidos, la elaboración de una Ley de Mecenazgo y la disposición de medidas relacionadas con el IVA cultural. Pero también defiende la creación de un “Consejo Aragonés del Arte y la Cultura” con la misión de empoderar “al tejido cultural y a la ciudadanía usuaria y expectante, convirtiéndolos en instrumento permanente y resolutivo de participación en el desarrollo cultural del país”. Será misión del Consejo consensuar “una política cultural de retorno social, que rehúya del cortoplacismo y actúe como eje estratégico de crecimiento en vinculación al PIB cultural generado”.

Podemos recoge también, sintetizadas, buena parte de las medidas planteadas por Apudepa, como la creación de un organismo técnico independiente que centralice la gestión patrimonial (bajo cuya tutela se plantea “la defensa, recuperación y puesta en valor del patrimonio cultural aragonés”), o la elaboración de una Estrategia Aragonesa sobre Patrimonio Cultural, que evite su deterioro y que contenga un plan para la Recuperación del Patrimonio Aragonés en el Exterior. También propone potenciar los sistemas de catalogación, protección y conservación, “en especial en las áreas patrimoniales más desatendidas”.

Un gran acierto de Podemos, a juicio de esta Asociación, es la propuesta de elaborar un Plan General de Intervenciones con un apartado dedicado a las actuaciones más urgentes. Entre ellas destaca la protección de Averly, la consolidación de Belchite, la restitución de Monasterio de Sijena o la finalización de las obras del teatro Fleta. Se trata de cuatro propuestas concretas de la máxima importancia e interés para Aragón, en opinión de Apudepa. Hay que consignar que Podemos es el único partido que propone con la debida concreción en sus programas (en el caso de Averly otros partidos lo han recogido en otros documentos) estas cuatro actuaciones.

El programa electoral propone impulsar el Sistema de Museos de Aragón, aunque no se presentan medidas concretas para ello, y crear una red de Centros de Interpretación de la Historia de Aragón.

En materia de lenguas, Podemos recuerda la necesidad de cumplir la Carta Europea de Lenguas Regionales y Minoritarias y apuesta por la constitución de las Academias, el fomento de la enseñanza y la creación de una nueva ley que reconozca los nombres y la unidad de las lenguas. El partido es partidario de abrir un amplio debate sobre la cooficialidad partiendo del dictamen de política lingüística de las Cortes de Aragón de 1997.

El partido propone también abordar el impulso de la memoria histórica, sin patrimonializarla, y la recuperación del programa “Amarga memoria”, además de la reivindicación de la memoria histórica feminista.

En el ámbito educativo se propone recuperar instrumentos formativos como las escuelas-taller, potenciar los oficios tradicionales y fomentar la sensibilización sobre la importancia del patrimonio mediante programas educativos elaborados en contacto con el territorio.

El programa de Podemos aspira al fin del modelo urbanístico especulativo, reconoce los daños generados por la burbuja inmobiliaria y propone medidas concretas en materia de vivienda. Sin embargo, resultan difusas las medidas sobre gestión urbanística y sobre el modelo de protección espacial.

 

CIUDADANOS

El programa de Ciudadanos, partido que pone énfasis en el derecho a acceder a la cultura, es alarmantemente breve e inconcreto en lo que se refiere al patrimonio cultural. En él encontramos apenas dos menciones genéricas al mismo, una en el apartado de turismo (“potenciaremos la rehabilitación y conservación de nuestro rico patrimonio artístico y cultural con modelos de colaboración público y social con proyectos que garanticen la viabilidad social, económica y medioambiental de los mismos”), y otra sobre el apoyo a “la rehabilitación y potenciación del patrimonio histórico y cultural de todo Aragón a través de la colaboración público-privada dentro de la estrategia global de marca Aragón”.

En materia de lengua Ciudadanos defiende el cumplimiento de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias, aunque añade que no apuesta “porque las lenguas sean instrumentos al servicio de ningún proyecto político y menos de separación o diferenciación en negativo” sino al contrario.

Como medida concreta y sencilla destaca la propuesta, a la que damos mucho valor, de ampliar el horario de las bibliotecas públicas.

 En el ámbito urbanístico, el partido hace suyo el contenido del “Manifiesto por una Nueva Cultura del Territorio” de 2006, que es un buen punto de partida y, aunque no se presentan medidas demasiado concretas, se apuesta por la sostenibilidad y la rehabilitación. Ciudadanos defiende “un modelo de ciudad compacta que evita la especulación urbanística, la corrupción y el crecimiento desmedido de las poblaciones”.

Pese a la preocupante parquedad del programa, Ciudadanos ha manifestado su intención de abrir un periodo de participación con las organizaciones sociales para la concreción de las diferentes medidas, y por ejemplo se ha mostrado partidario de la conservación integral de Averly. Como en este caso se trata de un partido que no ha gobernado nunca, esta Asociación mantiene la expectación. 

23/05/2015 22:26. apudepa #. Opinión

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comSin pasado, sin presente ni futuro.

Y la recuperación del patrimonio del VERTEDERO de belver de los horrores.????

Fecha: 04/06/2015 07:04.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris