Facebook Twitter Google +1     Admin

Presentación del libro, Lo que no (solo) destruyeron los franceses. El ocaso del palacio de la Diputación del Reino de Aragón, por Carlos Bitrián Varea

20151116222028-img-8824.jpg

Una treintena de asistentes se dieron cita el pasado viernes a las 20:00 horas en la céntrica librería La Pantera Rossa, en Zaragoza, para la presentación del libro, Lo que no (solo) destruyeron los franceses. El ocaso del palacio de la Diputación del Reino de Aragón, un estudio sobre un proceso de destrucción que culminó con la casi desparición del emblemático edificio de la Diputación del Reino de Aragón en el siglo XIX  su sustitución por el antiguo Seminario Conciliar, hoy Casa de la Iglesia. Su autor, el aquitecto Carlos Bitrián, comenzó su intervención confesando su profunda pasión por el edificio y su significado dentro de Zaragoza y Aragón, una pasión de la que nace, según explicó, el libro.

Tras una introducción de la historiadora Belén Boloqui, el autor desgranó su teoría sobre los procesos destructivos del patrimonio, que a su entender nos proporcionan un relato fidedigno de la sociedad que los presencia y deben equipararse a los procesos constructivos a la hora de analizar la ciudad, el patrimonio y la arquitectura.

El libro, fruto de un arduo trabajo de documentación, sirve no solo como reflexión sobre el papel de la arquitectura en las ciudades, la memoria de los lugares y la simbología de la arquitectura, sino como punto de partida para la investigación de este importante edificio desaparecido del que, presumiblemente, aún quedan trazas contenidas en el edificio que lo sustituyó. El libro pasa a ser un estudio de  imprescindible consulta en la evolución histórica de este emblemático palacio. 

16/11/2015 22:23. apudepa #. Noticias

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris