Facebook Twitter Google +1     Admin

ARQUITECTURA CIVIL EN PELIGRO: EL CASO SAVIÑÁN

20070509224246-palacio-3.-agosto-2000.-pascual-asensio.jpg

Artículo publicado por Heraldo de Aragón en su edición de 9 de mayo de 2007

Belén Boloqui Larraya. Presidenta de APUDEPA

Ante el inminente derribo del denominado Palacio de los Condes de Argillo de Sabiñán por parte de sus propietarios, Apudepa solicitó el 24 de enero del 2007 apertura de expediente de declaración de BIC para el mencionado edificio monumental de origen medieval. Reestructurado en profundidad a mediados del siglo XVI como palacio renacentista, el edificio no ha podido documentarse hasta ahora, si bien el historiador del arte José Luis Acerete lo ve como obra probable del importante maestro de obras morisco Lope de Dueñas. La asociación ya solicitó esa declaración de Bien de Interés Cultural (1ª categoría) en el año 1999 si bien la DGA le otorgó la protección de bien inventariado en el 2001 (3ª categoría). La negligencia en los plazos del expediente permitió que la familia Olazábal, propietaria, ganase el recurso ya que el juez dictó orden de caducidad el 30 de abril del 2004 por defecto de forma en los plazos de la administración. Y eso que desde el año 2000 había un acuerdo de los diputados de las Cortes de Aragón para que se procediese a proteger el palacio.

Esta asociación ha recurrido la nueva apertura de expediente como bien inventariado del patrimonio aragonés que recientemente, marzo del 2007, le ha vuelto a conceder la Dirección General de Patrimonio Cultural. De momento el edificio no se derriba pero con esa declaración su futuro es muy incierto. ¿Quedará acaso sólo la paredes de la fachada de 34 m? Como se expone en el mencionado recurso, y consta en el propio expediente técnico de la DGA, el edificio es de alto valor arquitectónico aunque desde hace años presenta un aspecto deteriorado tanto interior como exteriormente, invadiendo andamios y lonas el espacio de la plaza Muñoza lo que provoca un malestar evidente entre los vecinos de Sabiñán. Su interés se ha visto incrementado por la parte conservada, dentro del propio palacio, del torreón medieval, correspondiente al Salón de Reyes o comedor, decorado con cerámica de cuerda de Muel del siglo XVI, y al espacio de la bodega que se sitúa bajo dicha estancia, estructuras de alto valor arquitectónico. Lo son también el Salón Grande, que se cubre con vistosa bóveda rebajada de lunetos (siglo XVII) , y la capilla de cúpula oval con restos de pintura (quizá del siglo XVIII). También es justo poner en el lugar que se merece lo que era espacio ajardinado, antiguo “hortus”, zona esencial en la conformación de la escena palaciega bajomedieval y renacentista. El conjunto ha dado lugar a un plano original todavía lleno de incógnitas y es ineludible la consulta del archivo solariego ahora conservado en el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza. Por otro lado, a este palacio corresponde los restos del cráneo del Papa Luna, obra que hoy pertenece al catálogo del Patrimonio Aragonés como BIC.

Esta asociación ha hecho constar su malestar ante la dirección general de patrimonio porque la catalogación otorgada no es la apropiada desde el punto de vista histórico-artístico, ni por la importancia de la familia propietaria del castillo-palacio, los Muñoz de Pamplona (asentada en Sabiñán desde el reinado de Alfonso el Batallador, cuyo archivo particular compró la DGA en 1997), ni por su valor arquitectónico como brevemente hemos comentado. También hemos sentido como propio lo que entendemos dejación del Ayuntamiento de Sabiñán al no solicitar de forma corporativa una protección para el palacio, tal y como desde el primer momento se les rogó por escrito, incluida charla en el pabellón de fiestas. ¿Por qué no se ha elevado al pleno del Ayuntamiento la solicitud de Monumento de Interés Local? Su catalogación como tal hubiese supuesto, con la correspondiente aprobación posterior de la Comisión de Patrimonio Cultural, la categoría de Edificio de Interés Catalogado en el Censo General del Patrimonio Aragonés, lo que equivaldría a un edificio de interés arquitectónico (2ª categoría), lo que ya estaría mucho más aproximado al autentico valor real del edificio.

En conclusión, parece necesario que los poderes públicos pacten con la familia propietaria para llegar a un acuerdo que no perjudique a nadie y beneficie a todos. En Aragón nos estamos quedando sin palacios porque se han derribado muchos sin sentido y además, en tiempos más recientes, se ha procedido sin sentido a vaciamientos de nobles edificios históricos. ¿Hasta cuando tanto desorden?

09/05/2007 19:58. apudepa #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario

apudepa

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris