Facebook Twitter Google +1     Admin

Si se atreven hasta con Numancia...

20081124123052-yacimiento-arqueologico-numancia.jpg

Noticia y foto publicadas por el diario EL PAIS en su edición de 23 de noviembre de 2008. La tristísima noticia que a continuación les traemos sirve para ilustrar alguno de los temas clave en relación con la situación del patrimonio cultural en España. Un lugar tan importante y tan emblemático para la historia de España como las ruinas de la ciudad de Numancia, y su sistema de campamentos militares, se encuentra seriamente amenazado por la falta total de sensibilidad hacia la historia, el patrimonio cultural, el paisaje, la memoria histórica... A APUDEPA, que poco a poco avanza hacia una concepción cada vez más integradora del patrimonio cultural, el paisaje y el territorio, le horripila pensar qué no serán capaces de hacer nuestros gobernantes (políticos y empresarios) si se atreven con uno de los lugares con más historia de España. Es curioso comprobar que para los grandes partidos políticos España se rompe solamente cuando se ceden competencias a las autonomías…

Que se atrevan con Numancia da la medida de la terrible situación por la que atraviesa el patrimonio cultural español. Otro asunto que el caso de Numancia ilustra es el de las estrategias con el que los vampiros del espacio se parapetan para llevar a cabo sus objetivos: diseños de “moda”, nombres rimbombantes, discursos pseudosostenibles y arquitectos “de prestigio” para poner Numancia “en el mapa”. En este caso la Ciudad del Medio Ambiente de Soria con diseñor de Patxi Mangado y Félix Arranz.

Y el tercer tema que el caso de Numancia ilustra es el de la soledad de los grupos ciudadanos y de las instituciones académicas en la protección del patrimonio. Quizás sirva, incluso, para valorar más el trabajo de asociaciones como APUDEPA, cuyos voluntarios realizan un gran esfuerzo en un “ambiente” cultural que no respeta ni los dictámenes de las otrora todopoderosas Reales Academias. ¡Milagroso todo lo que consigan asociaciones como APUDEPA si ni siquiera las Reales Academias de San Fernando, de la Historia e Hispania Nostra o ICOMOS son capaces de detener atentados como el de Numancia!

Para acabar, y antes de dar paso a la noticia, APUDEPA se ratifica en su posición al respecto, hecha pública en 21 de julio de 2008: “La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (APUDEPA) se suma al posicionamiento de las Reales Academias y condena los proyectos que atentan contra la integridad paisajística y monumental de uno de los paisajes arqueológicos más importantes de España”.

 

Numancia pierde otra guerra

TEREIXA CONSTENLA - Soria - 23/11/2008

De golpe, surgirán en el horizonte edificios de hasta 40 metros de altura

"Los restos no sufrirán", afirma el director del Museo Numantino

"Es el paisaje lo que ayuda a imaginar qué pasó", dice Amalio de Marichalar

 

Cada día, sin fallar, entre el otoño del 134 antes de Cristo y el verano siguiente, Escipión el Africano recorría el perímetro de una muralla levantada en un paisaje de lomas, llanos y bosques cruzado por los ríos Duero y Tera. En el entrecejo del militar que había arrasado Cartago había otra fijación: Numancia, la ciudad celtíbera que humillaba a Roma con su resistencia en una guerra de casi dos décadas. Le costó lo suyo doblegarla. Cuando lo hizo, encontró más muertos que vivos. Los numantinos que habían resistido al hambre se suicidaron como pudieron.

De vuelta a Roma, en su paseo triunfal, el general exhibió a 50 supervivientes, luego vendidos como esclavos. Escipión devolvió a Roma el orgullo o la petulancia, según se mire, pero los propios romanos, impresionados, metieron a Numancia en la leyenda.

En estos 2.000 años, el paisaje que cabalgó Escipión ha perdido árboles y ha ganado casas, aunque sin profundas alteraciones. Es ahora cuando afronta una drástica transformación urbanística por varios frentes debido a la coincidencia de tres proyectos: la Ciudad del Medio Ambiente (CMA), impulsada por la Junta de Castilla y León; un polígono industrial del Ayuntamiento de Soria y una promoción de chalés en Garray, el municipio que alberga el yacimiento.

De golpe, irrumpirán en el horizonte industrias, casas, hoteles y edificios de hasta 40 metros de altura. "El impacto visual es muy importante, pero el problema es que tanto la Ciudad del Medio Ambiente como el polígono son legales al estar fuera de la zona arqueológica", sostiene Alfredo Jimeno, profesor de Prehistoria de la Universidad Complutense y responsable del plan director de Numancia.

No parece Jimeno de esos investigadores que desea encapsular la realidad en una urna para proteger la historia. Usa la arqueología para conocer el pasado y favorecer el presente. Cogió el yacimiento abandonado en 1994. Ahora recibe más de 60.000 visitas y ha ayudado a cimentar negocios en Garray. Lo que se avecina, sin embargo, le disgusta. "La Ciudad del Medio Ambiente impacta sobre el entorno y sobre un humedal, el Soto del Garray, que es un referente para explicar el paisaje celtíbero", sostiene el profesor.

Para entender Numancia conviene subirse al cerro y mirar. Se divisan siete columnas blancas que identifican cada uno de los campamentos de Escipión que reforzaban la muralla de nueve kilómetros. Hacia el Soto del Garray, se verán en breve otros hitos arquitectónicos. "Este paisaje permanece inalterado desde hace 2.000 años, ha sido un lugar de pastoreo, caza y recogida de leña, nos parece un despropósito localizar la Ciudad del Medio Ambiente ahí", reprueba Roque Ortega, presidente de la Asociación Soriana para la Defensa y el Estudio de la Naturaleza.

Paradójicamente es la razón elegida para emplazar ahí el proyecto. "Pretendemos demostrar que el desarrollo puede ser sostenible, es como pasar de las musas al teatro", defiende Carlos de la Casa, delegado territorial de la Junta en Soria. Algunas obras menores ya han comenzado, a pesar de que la ley que aprobó la Ciudad del Medio Ambiente ha sido recurrida ante el Tribunal Constitucional por 50 diputados socialistas. "Guste o no, sea o no el sitio adecuado, va con todos los parabienes legales", insiste Carlos de la Casa, un historiador de formación que opina que los proyectos públicos en marcha no impactan sobre Numancia. De similar parecer es el director del Museo Numantino, Elías Terés. "No me opongo a ninguna actuación, Numancia tiene una vida de más de 5.000 años en los que el entorno ha evolucionado. La protección actual es suficiente para que los restos no sufran", expone.

El paisaje, rebaten otros, no es opinable y está amparado por una convención europea firmada por España. "Llama la atención el estrecho criterio paisajístico que se ha manejado: el paisaje no se circunscribe al hito, incorpora un sistema de vistas, panorámicas e impactos visuales", advirtió la Real Academia de Historia, a propósito de los efectos del polígono industrial, que dista entre 400 y 600 metros de La Rasa, uno de los campamentos de Escipión.

Lo que describieron Bécquer y Machado de la ciudad de Soria peligra para el Icomos, un organismo que asesora a la Unesco: "Hay una incidencia paisajística y ambiental contra los Bienes de Interés Cultural de Numancia y cerco romano, margen izquierda del Duero y casco antiguo de Soria", según el informe de ese organismo.

El manifiesto en defensa de Numancia, avalado por 10.000 firmas, cuenta con rúbricas internacionales de referencia, como el Instituto Arqueológico Alemán, el mismo donde el arqueólogo Adolf Schulten mostró a comienzos del siglo XX los restos que evidenciaban el lugar exacto del cerco de Escipión. "Lo que vale de Numancia no son las piedras, sino el paisaje que permite imaginar lo que allí pasó", aduce Amalio de Marichalar, nieto del aristócrata que cedió el terreno de Numancia al Estado y que ahora batalla contra la expropiación de tierras para el polígono de Soria II: "Litigamos con el objetivo de que el suelo se retrotraiga a la calificación de rústico. Considero un insulto que se nos diga que tenemos intereses de otro tipo. Numancia es un valor universal". Un símbolo que tendrá pronto otro paisaje.

 

24/11/2008 12:30. apudepa #. Patrimonio

Comentarios > Ir a formulario

apudepa

Juanan

Los bárbaros son los políticos sorianos que se quieren cargar 5.000 años de Historia poniendo naves y chalets.
Impresentable las declaraciones del De la Casa y del Terés,por ellos no habría ni HISTORIA ni MUSEO NUMANTINO.
¡¡¡ Que se vayan a Benidorm YA !!!

Fecha: 24/11/2008 12:36.


La Verdad

Yo propondría que la Academia de la Historia hiciera un dictamen VINCULANTE sobre la cuestión, no como el informe que hizo (que incluía pasajes de nadar y guardar la ropa), si no más profundo, justificando por qué no se puede tocar el entorno. Y digo que sea vinculante para que el Ayuntamiento se someta a esta decisión.
Yo creo que este asunto es peligrosísimo, porque el daño sería gravísimo e irreversible: por lo que, de momento, que se pare todo cautelarmente (la abogacía del Estado lo puede conseguir).

Fecha: 24/11/2008 12:36.


gravatar.comJosita

Si es como dice la Verdad que la Academia de la Historia en su informe "nadaba y guardaba la ropa" sería gravísimo aunque no me asombraría tanto porque ¿qué están haciendo estas venerables instituciones (me estoy refiriendo también a la Academia de Bellas Artes de San Fernando) desde sus organismos correspondientes? La Academia de la Historia, a la que desde el siglo XIX se le asignó la protección del patrimonio arqueológico, tiene una gravísima responsabilidad en el tema que nos ocupa.

Fecha: 24/11/2008 13:02.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris