Facebook Twitter Google +1     Admin

Derribos indeseables en Monreal del Campo en Teruel y Almuniente en Huesca, o el Pim, Pam, Pum de la Administración Autómica.

20110303134454-monreal.-casa-puertolas.jpg

Casa Puértolas, Monreal del Campo (Teruel)

En el plazo de escasos días se han derribado en Aragón dos edificios sin duda interesantes. Una  casa agrícola   en la localidad de Almuniente (Grañén, Huesca),  antigua propiedad del Duque de Solferino hasta los años de 1960,  obra  que podría catalogarse del siglo XVII,  y  el otro un edificio de viviendas en Monreal del Campo (Teruel), obra probable del siglo XVIII, transformada en el XIX.

Ambos casos pueden  describirse, sin duda,  como actuaciones de la administración,  Dirección General de Carreteras para Almuniente y Ayuntamiento  de Monreal,  de  irresponsables, simplonas y sangrantes,  por  tratarse de arquitecturas de  interés y singulares. Ambos casos  fueron denunciados  a APUDEPA  por vecinos de las localidades respectivas, a los que todos mucho tenemos que agradecer, pesarosos y conmovidos por un acto, el de derribo proyectado, que entendían desproporcionado en relación a la antigüedad y autenticidad de esos bienes, en suma, un acto  inculto e injusto para la memoria de nuestro pasado histórico, la historia de la arquitectura e,  incluso,  para el desarrollo  futuro de esos  pueblos.

En uno y otro caso APUDEPA puso manos en acción y en el plazo de 48 horas para Almuniente y de 24 horas para Monreal del Campo ya se habían presentado los correspondientes solicitudes de incoación de catalogación dirigidos  a la Consejería de Cultura y a los Ayuntamientos respectivos.  Se llamó también por teléfono de forma inmediata a los Ayuntamientos y a la DGA,  pero la cerrazón de unos (Ayuntamientos) y el pasotismo,  habitual,  de la Dirección General de Patrimonio Cultural (y en concreto de Jefe de Sección del Servicio de Protección  del Patrimonio Histórico) han hecho el resto. Cierto es que  cuando hablamos por teléfono con el secretario de Almuniente el edificio se había derribado esa misma mañana, aunque  el escrito se había presentado   en la DGA 48 horas antes.

En uno  y en otro caso la justificación ha sido la RUINA de ambas arquitecturas, obviando la obligación de los Ayuntamientos de hacer mantener  los edificios con el decoro y la seguridad  que determina la Ley de Urbanismo a través de las conocidas ’órdenes de ejecución’.  Nosotros pensamos, tenemos pruebas fehacientes, que muchos Ayuntamientos aragoneses ejecutan sí, pero a la deriva, para ordenar derribar, en lugar de actuar antes, mandando a la propiedad que repare ’ese alero en mal estado´, `esa pequeña gotera´, hechos asumibles por cualquier propietario, y en su defecto, para los Ayuntamientos, caso de no responder aquel.  Al  no hacer esto, muchos  alcaldes pretenden  legitimarse ante el pueblo para derribar, y de ello no se deriva nada más que el vicio de la ignorancia, la insensibilidad  y el desarraigo de la colectividad en general y, en paralelo,  menor capacidad de desarrollo para las localidades, en suma, mayor pobreza. ¿Si derribamos lo singular, ¿qué nos queda?

Vean fotos y comentarios en prensa: Heraldo de Aragón y El Periódico de Aragón

 

03/03/2011 11:49. apudepa #. Denuncias

Comentarios > Ir a formulario

apudepa

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris