Facebook Twitter Google +1     Admin

La Azucarera de Alagón y las reflexiones sobre los sistemas de arquitectura de Josep Maria Montaner

20070610125306-dsc03278.jpg

Fotografía de APUDEPA, diciembre 2006 

Esta semana los medios de comunicación aragoneses publicaban el inicio de las labores de desescombro que Ebro Puleva, junto con el Ayuntamiento de Alagón, fijan como el primer paso para desarrollar urbanísticamente los suelos de la Azucarera. APUDEPA visitó a finales de diciembre de 2006 el magnífico conjunto y pudo comprobar “in situ” las extraordinarias cualidades de uno de los conjuntos mejor conservados de Aragón, pese a la desidia ¿y algo más? de autoridades, propiedad y conciudadanos. Desde la Asociación hemos apostado siempre por la conservación de los conjuntos fabriles como parte fundamental del conocimiento de la “era” industrial. Por ello, en el caso de la Azucarera de Nuestra Señora de las Mercedes, lugar en que todavía se puede reconstruir a la perfección el proceso de funcionamiento de una azucarera desde la llegada de la remolacha por ferrocarril, apostamos por la conservación de todo lo que se puede conservar, exteriormente e interiormente. Afortunadamente, Alagón cuenta con personas sensibles que están luchando ejemplar y desinteresadamente por la conservación de la Azucarera y gracias a las cuales la Diputación General ha iniciado un proceso de declaración como Bien Catalogado. APUDEPA, sin embargo, considera que el conjunto merece la categoría de Bien de Interés Cultural.

Por su interés, les presentamos seguidamente el artículo de Josep Maria Montaner “Sistemas de arquitectura” publicado por el diario El País el 25 de febrero de 2005. Montaner es arquitecto y Catedrático de Composición de la Universidad Politécnica de Cataluña. Ha recibido este año el Premio Nacional de Arquitectura otorgado por el Gobierno de España por sus artículos en diversos medios de comunicación y ha sido gran defensor del mantenimiento de la integridad de Can Ricart, magnífico conjunto fabril del tan maltratado Poble Nou barcelonés. Aquí nos habla de la importancia de los sistemas de arquitectura. Creemos que es muy importante tener muy presentes las reflexiones de Montaner para abordar la recuperación de la magnífica Azucarera de Alagón.

Artículo de Josep Maria Montaner publicado por el diario El País el 25 de febrero de 2005

Sistemas de arquitectura 

Los conjuntos industriales tienen fuertes cualidades de centralidad y flexibilidad

Entre el peligro constante de desaparición y las propuestas de rehabilitación, la arquitectura industrial sigue siendo actualidad. Y lo es por su valor histórico y social, por sus cualidades arquitectónicas y porque son conjuntos en situaciones urbanas estratégicas.

Hasta finales de los años setenta, predominaba el prejuicio de que la industria era una actividad molesta; la mentalidad purista de considerar degradante a la ciudad industrial. Durante la época del alcalde Porcioles en Barcelona y en los últimos años de la dictadura del general Franco, el criterio económico dominante era siempre el de rentabilizar el patrimonio de las viejas industrias con operaciones inmediatas de especulación: es decir, derribar las fábricas para hacer negocio inmobiliario. A pesar de que con la democracia se empezó a incorporar la sensibilidad por el patrimonio industrial, durante los primeros años la mayoría de intervenciones fueron de sustitución, para introducir los espacios públicos que la sociedad necesitaba y para llevar adelante grandes reformas urbanas, tal como ocurrió con el proyecto de la Villa Olímpica, que arrasó una parte del valioso patrimonio industrial del Poblenou. Las urgencias olímpicas pretendieron legitimar un proceso en el que -se decía- no había tiempo para pensar en salvar nada.

Sin embargo, los conjuntos industriales tienen fuertes cualidades de centralidad y flexibilidad. Fueron conformados con la capacidad intrínseca de transformación, tanto de los espacios interiores como por el crecimiento derivado de la ampliación o suma de edificios. Poseen plantas libres y sistemas de accesos y comunicación racionales y claros. Y, por necesidad, todo conjunto industrial se sitúa estratégicamente, bien relacionado con las terminales de transporte de materias primas, las redes de energía y los ríos, las infraestructuras y los sistemas urbanos. Estas características los sitúan actualmente en lugares de centralidad muy deseados para transformaciones urbanas y por empresas como las dedicadas a las tecnologías de información y comunicación (TIC).

Y lo que es más importante: cada conjunto industrial constituye un sistema, conforma un paisaje con una morfología propia basada en las relaciones entre edificios, espacios libres y entorno. Por ello no vale con salvar aquí una chimenea, allí una fachada, más allá sólo una nave de todo un conjunto.

Tal como explica el historiador JoanRoca en L’Avenç, en el número 288 (2004), la ciudad de Barcelona ha renegado de su pasado industrial. Hemos creado una imagen falsa de una ciudad que publicita sus monumentos modernistas mientras oculta y destruye la red industrial y obrera que contribuyó al desarrollo económico que los hizo posibles. Mientras esto sucedía en Barcelona, el territorio catalán ha ido recuperando valiosas piezas del patrimonio fabril, empezando por la tan inteligente y avanzada idea de crear el sistema que configura la red del Museo Nacional de la Ciencia y la Técnica de Cataluña, con antiguos complejos reformados para mostrar su relación con el medio, su funcionamiento y sus colecciones.

Por suerte, en los últimos años se han completado destacadas intervenciones en Barcelona: una de las operaciones de prestigio de la Fundación La Caixa ha consistido en convertir la antigua fábrica Casaramona en el Centro Cultural Caixafórum (2001); la antigua Fabra i Coats se ha transformado en el centro cívico de Can Fabra (2001), según proyecto de Moisés Gallego, Tomàs Morató y Jaume Arderiu; Can Jaumandreu, en el Poblenou, se ha reconvertido en centro de formación, siguiendo el proyecto de Núria Monfort (2002); la Fundación Agbar ha convertido parte de las naves, salas de turbinas y espacios libres de su antigua sede en Cornellà de Llobregat en el Museo de las Aguas (2004). Otros están en realización, como el tan polémico y tantos años pendiente de Ca l’Aranyó, que formará parte de la Universidad Pompeu Fabra y del parque audiovisual.

De hecho, son dos los mayores focos de atención que están todavía en la cuerda floja. Por una parte, todo el conjunto de patrimonio de Poblenou, del que ha desaparecido una buena parte, pero del que se aseguró el pasado otoño que a partir de ahora la protección de la arquitectura industrial iba a ser mucho mayor. Atendiendo las propuestas del Grup de Patrimoni Industrial del Fòrum de la Ribera del Besòs, el nuevo proyecto global del distrito de Sant Martí cataloga casi 100 elementos de patrimonio industrial. Estos días se ha iniciado la reconversión de la
fábrica Oliva Artés en cuartel de la Guardia Urbana y en centro de demostración del impacto de las TIC, aunque también existe la propuesta de crear allí un Museo del Trabajo.

Sin embargo, el pasado mes de mayo y ante las protestas vecinales, se seguían produciendo derribos, como el de la Unión Metalúrgica, sacrificada en pleno Fórum 2004, y aún está por ver qué sucede con Can Ricart. Por otra parte, Can Batlló, en La Bordeta, un auténtico sistema de edificios y calles, el último gran conjunto industrial que se conserva en Barcelona, es un reto a la imaginación y creatividad para saber convertirlo en uno de aquellos modelos de intervención que admiramos de Alemania, Francia, Inglaterra, Estados Unidos o Brasil. ¿Se va a encontrar una solución que incorpore esta gran área al funcionamiento y memoria del barrio, con nuevos equipamientos y espacios públicos, sabiendo mantener la estructura, la arquitectura y las calles del conjunto, o, por el contrario, se va a ir desvaneciendo en la atmósfera amnésica y especulativa de la Barcelona contemporánea? En una ciudad que lo debe casi todo a su industria manufacturera,
¿no sería la ocasión para demostrar la capacidad para otorgar vitalidad con nuevos
usos a un sistema arquitectónico tan flexible y adaptable? El patrimonio industrial dilapidado no lo vamos a recuperar, pero ahora tenemos la oportunidad de intervenir acertadamente en el que queda.

Josep Maria Montaner es arquitecto.

Comentarios > Ir a formulario

apudepa

gravatar.comDesde el valle del Jalón

Agradecida a Apudepa por este interesante artículo. Saco en deducción que si el señor Montaner se queja de Barcelona, Zaragoza no le va a la zaga con el agravante que en el resto del territorio catalán se ha creado el Museo Nacional de la Ciencia y la Técnica de Cataluña, una malla de museos en relación con la industria y ciencia. El textil de Tarrasa me encantó hace unos años, lo ví muy dinámico. ¿Me pueden decir si existe algo semejante en Aragón? ¿Está protegido el patrimonio industrial aragonés? En mi pueblo, Epila (Zaragoza), la fábrica de la Azucarera casi ha desaparecido y sólo quedan las cuatro impresionantes chimeneas y los silos. Algo parecido pasa con otro pueblo cercano, Calatorao. Ahora acaban de tirar el antiguo edificio cuartel-viviendas de la Guardia Civil en el paseo del ferrocarril de la Azucarera de Épila (se situó allí la guardia civil para controlar a los obreros). Créanme era precioso pero ahora lo han escachado. No queda nada y me da mucha lástima. ¿Saben, yo paseo por allí, es el único sitio donde hay árboles ornamentales, unos grndes plataneros, de casi 100 años, pero algunos van desapareciendo poco a poco. Hay agricultores que los hieren con malicia para que se mueran y no den sombra a sus patatas. El Ayuntamiento no hace nada.

Fecha: 13/06/2007 18:16.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris